Los Low-code son una mier*a

Eso me fijo una vez un programador al que le estaba haciendo una demostración de GeneXus.

Fue el único que me lo dijo directamente, pero seguro no fue el primero que lo pensó.

Los seres humanos suelen tener ideas pre concebidas y es muy difícil vencer esos modelos de pensamiento (más en ingenieros, los que no nos caracterizamos por la flexibilidada)

Cuando se presenta una forma bien distinta de hacer las cosas, como desarrollar software con un low-code, que es distinto a lo que venimos haciendo desde primero de universidad, lo primero es el rechazo.

¿Pero de donde nace ese rechazo?

La respuesta es: miedo

Tenemos miedo de que exista una forma de hacer las cosas mejor de lo que podemos hacerla nosotros. Lo que nos deja en una posición de vulnerabilidad.

A nadie le gusta sentirse vulnerable.

Ahora, es un miedo infundado.

Pensamos que si aparece una herramienta low-code vamos a ser obsoletos… y eso es un error.

Un Low-code jamás va a sacarle el trabajo a un programador.

Un low-code le va a sacar de arriba al programador todo ese montón de trabajo donde no aporta valor.

Porque digamos las cosas como son, saber si un email cumple con la expresión regular de un email no aporta valor!

Tener que correr un proceso que cambie algo de forma total en la base de datos porque cambió una estructura no aporta valor. Eso se tiene que hacer de forma automática.

Ahí es donde está la cuestión, un low-code lo que hace es amplificar el potencial del programador, haciendo que deje de lado las tareas automatizables y se enfoque en solucionar problemas.

Si logramos ver eso, si logramos entender que es un potenciador y no un remplazo se nos va a abrir un mundo de posibilidades.

Perdamos el miedo a los potenciadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *